El Mejor Aceite de Rosa Mosqueta o Escaramujo

El aceite de escaramujo o rosa mosqueta es muy utilizado en los tratamientos rejuvenecedores de la piel, así como también para curar heridas. Sus beneficios han sido valorados y reconocidos en la medicina tradicional, he incluso se ha convertido en un elemento muy utilizado en la industria de la cosmética y belleza femenina.

Proveniente de las semillas y del fruto de escaramujo, la aplicación externa de este aceite le aporta a la piel diversos beneficios, ya que contiene compuestos como beta-carotenos, vitamina E, vitamina C, vitamina A, ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes.

¿Qué es el aceite de rosa mosqueta o escaramujo?

Es un aceite especial que se extrae a partir de las semillas del escaramujo, el fruto de la rosa canina y la rosa rubiginosa o eglanteria mediante un proceso donde se aplica presión en frío.

Su alto contenido en vitaminas y minerales lo vuelven un excelente multivitamínico para hidratar y nutrir la piel de nuestro cuerpo, por lo que es muy utilizado en la elaboración de cremas antiarrugas, cremas hidratantes, pomadas para cicatrizar, curar heridas y para combatir las estrías, jabones para la piel seca, etc.

El aceite de escaramujo se caracteriza por poseer un color naranja o rojizo (propio de la fruta del escaramujo), siendo así un aceite 100% orgánico y natural. Puedes comprarlo en tiendas naturistas, en tiendas online como Amazon e incluso puedes elaborarlo tú mismo en casa.

Propiedades y beneficios del aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite especial contiene una amplia cantidad de elementos beneficiosos para nuestra piel. Se trata de un aceite rico en ácidos grasos esenciales (como lo son el omega 6 y 3), compuestos antioxidantes, vitaminas (E, C, A), trentioína, polifenoles y antocianinas. Estas propiedades aportan los siguientes beneficios:

Reduce el daño causado por el sol.

Cuando nuestra piel se expone al sol, va perdiendo elasticidad como resultado de una disminución en la cantidad de colágeno y de elastina. La trentioína presente en el aceite de escaramujo reduce ese daño y protege a nuestra piel.

Regenera las células de nuestra piel.

El aceite de rosa mosqueta contiene omega 6 y omega 3, ácidos grasos que nuestro cuerpo no puede producir y que son esenciales para la regeneración y reparación celular.

Aceite de escaramujos

Útil como cicatrizante.

Gracias a los ácidos grasos esenciales que contiene, el aceite de escaramujo es eficaz como cicatrizante, además de que ayuda a combatir los daños ocasionados por quemaduras.

Hidrata y rejuvenece la piel.

El aceite de rosa mosqueta da protección contra los rayos ultravioletas, los cuales causan envejecimiento celular. Gracias a sus compuestos antioxidantes y a su rico contenido en vitaminas, este aceite es eficaz para rejuvenecer la piel y combatir arrugas.

Funciona como tratamiento contra los eccemas y el acné.

En comparación con los compuestos sintéticos, el aceite de escaramujo funciona como un excelente remedio natural para eliminar la grasa de la cara y combatir el acné, a la vez que también es ideal para tratar los eccemas.

Hidrata el cabello.

El aceite de rosa mosqueta es muy utilizado en la elaboración de champús y productos capilares, ya que su alto contenido vitamínico favorece la salud del cuero cabelludo y permite que el cabello crezca fuerte y sedoso.

Exfolia y aclara la piel.

Las vitaminas A y C que contiene el aceite de escaramujo aportan luminosidad a la piel, a la vez que permiten exfoliarla.

Aceite puro de escaramujo o rosa mosqueta

Estimula la producción de colágeno.

El colágeno es una importante proteína para mantener la elasticidad de la piel. Sin embargo, la producción natural de colágeno por parte de nuestro cuerpo va disminuyendo con el paso de los años. El aceite de rosa mosqueta ayuda a contrarrestar este efecto.

Reduce la inflamación.

Gracias a que contiene compuestos especiales, como polifenoles y antocianinas, el aceite de escaramujo es un excelente antiinflamatorio natural, siendo especialmente útil para calmar la irritación ocasionada por afecciones como: dermatitis, rosácea, soriasis y eccemas.

Elimina manchas en la piel.

Las manchas en la piel surgen como resultado de un exceso de melanina, compuesto encargado de pigmentar la piel. El aumento de melanina puede producirse debido a un aumento en la exposición al sol, a cambios hormonales o a ciertos medicamentos. Sin embargo, este aceite puede contrarrestar dichos efectos, reduciendo la cantidad de melanina.

Cómo adquirir o hacer aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite puedes conseguirlo fácilmente en cualquier tienda naturista o lo puedes comprar en la tienda online de Amazon, dónde tienen las mejores ofertas del mercado. Sin embargo, también puedes prepararlo tú mismo en casa. A continuación en Escaramujo.online, te indicaremos los pasos a seguir para que puedas elaborar tu propio aceite de escaramujo.

Ingredientes:

  • 1 Taza de escaramujos
  • Mortero.
  • Aceite de almendras (o algún otro aceite orgánico y virgen).
  • Cazuela para el horno.
  • Colador.
  • Vitamina E.
  • Frasco oscuro.

Preparación:

  1. Primero debes conseguir los escaramujos. Estos los puedes comprar en alguna tienda o recogerlos tú mismo (en cuyo caso se recomienda hacerlo en un día seco, para evitar que tenga humedad o agua).
  2. Cuando tengas los escaramujos, el siguiente paso será limpiarlos. Puedes hacerlo con agua estéril.
  3. El siguiente paso será agregar aproximadamente 1 taza de escaramujo en un mortero, para luego triturar estos frutos para que puedan liberar todas sus propiedades medicinales. Es necesario triturarlos completamente, con todo y semillas, ya que así el aceite quedará concentrado de propiedades beneficiosas.
  4. Una vez que hayas triturado correctamente los escaramujos, ponlos en una cazuela que puedas meter en el horno.
  5. Escoge el aceite que prefieras para agregárselo a la mezcla de escaramujos triturados. Este aceite absorberá las propiedades del escaramujo. Se recomienda utilizar un aceite que no haya sido procesado industrialmente. Puedes usar aceite de almendras o aceite de oliva virgen, por ejemplo.
  6. Cuando hayas escogido el aceite, deberás agregarlo a la cazuela que contiene los escaramujos. Por cada taza de escaramujo que utilices tendrás que agregar 2 tazas del aceite. Mezcla bien.
  7. Posteriormente, pon la cazuela dentro del horno durante 8 horas a una temperatura baja, que no supere los 38 °C. Transcurrido ese tiempo, saca la cazuela del horno y déjala enfriar en un lugar seco y oscuro.
  8. Cuando se haya enfriado, procede a colar la mezcla para eliminar cualquier residuo sólido presente en el aceite.
  9. Agrega algunas gotas de Vitamina E. Esto aumentará el tiempo de vida útil del aceite.
  10. Finalmente, vierte el aceite en un frasco oscuro y pongo en el lugar fresco dónde no le llegue luz. Esto evitará su descomposición, ya que el aceite de rosa mosqueta puede volverse rancio rápidamente. Otra opción es refrigerarlo.

Cómo obtener mejores propiedades

Esta es una opción casera para elaborar aceite de escaramujo o rosa mosqueta. Sin embargo, si se quieren obtener mejores resultados, es recomendable utilizar un aceite de escaramujo comercial. Estos son elaborados mediante presión en frío, lo que aumenta la pureza del aceite.

Modo de aplicación del aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite es de fácil absorción, siendo también seguro para cualquier tipo de piel. Sin embargo, antes de su aplicación es recomendable observar si se produce alguna reacción alérgica. Para esto, sigue los siguientes pasos:

  1. Agrega 2-3 gotas de aceite de escaramujo en la parte superior de la mano, en el antebrazo o en la muñeca.
  2. Utilizando una venda, cubre el área tratada.
  3. Deja actuar durante 24 horas. Transcurrido ese tiempo, quita la venda y observa si hay algún signo de irritación o alguna otra reacción alérgica. Si observas inflamación o tienes picor en el área, no es recomendable que utilices el aceite de escaramujo.

Habiendo comprobado que no se produce ningún tipo de acción desfavorable, puedes utilizar el aceite de rosa mosqueta 1-2 veces al día sobre el área de la piel que deseas tratar. Puedes aplicarlo directamente o mezclarlo con alguna crema humectante de tu preferencia. Te sorprenderás de los resultados.

En caso de utilizarlo en seco, no deben excederse las 3 gotas, ya que de otra manera podrían obstruirse los poros de la piel.

El aceite de escaramujo contiene un pH neutro que le permite ser absorbido rápidamente por la piel y sin dejar ningún tipo de grasa. Además que también puedes aplicarlo en el cabello o en las pestañas, para proveerles brillo y resistencia.

Referencias