El Mejor Aceite de Rosa Mosqueta o Escaramujo

El aceite de rosa mosqueta o escaramujo

El aceite de escaramujo o rosa mosqueta es muy utilizado en los tratamientos rejuvenecedores de la piel, así como también para curar heridas. Sus beneficios han sido valorados y reconocidos en la medicina tradicional, he incluso se ha convertido en un elemento muy utilizado en la industria de la cosmética y belleza femenina.

Proveniente de las semillas y del fruto de escaramujo, la aplicación externa de este aceite le aporta a la piel diversos beneficios, ya que contiene compuestos como beta-carotenos, vitamina E, vitamina C, vitamina A, ácidos grasos esenciales y compuestos antioxidantes.

¿Qué es el aceite de rosa mosqueta o escaramujo?

Es un aceite especial que se extrae a partir de las semillas del escaramujo, el fruto de la rosa canina y la rosa rubiginosa o eglanteria mediante un proceso donde se aplica presión en frío.

Su alto contenido en vitaminas y minerales lo vuelven un excelente multivitamínico para hidratar y nutrir la piel de nuestro cuerpo, por lo que es muy utilizado en la elaboración de cremas antiarrugas, cremas hidratantes, pomadas para cicatrizar, curar heridas y para combatir las estrías, jabones para la piel seca, etc.

El aceite de escaramujo se caracteriza por poseer un color naranja o rojizo (propio de la fruta del escaramujo), siendo así un aceite 100% orgánico y natural. Puedes comprarlo en tiendas naturistas, en tiendas online como Amazon e incluso puedes elaborarlo tú mismo en casa.

Propiedades y beneficios del aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite especial contiene una amplia cantidad de elementos beneficiosos para nuestra piel. Se trata de un aceite rico en ácidos grasos esenciales (como lo son el omega 6 y 3), compuestos antioxidantes, vitaminas (E, C, A), trentioína, polifenoles y antocianinas. Estas propiedades aportan los siguientes beneficios:

Reduce el daño causado por el sol.

Cuando nuestra piel se expone al sol, va perdiendo elasticidad como resultado de una disminución en la cantidad de colágeno y de elastina. La trentioína presente en el aceite de escaramujo reduce ese daño y protege a nuestra piel.

Regenera las células de nuestra piel.

El aceite de rosa mosqueta contiene omega 6 y omega 3, ácidos grasos que nuestro cuerpo no puede producir y que son esenciales para la regeneración y reparación celular.

Aceite de escaramujos

Útil como cicatrizante.

Gracias a los ácidos grasos esenciales que contiene, el aceite de escaramujo es eficaz como cicatrizante, además de que ayuda a combatir los daños ocasionados por quemaduras.

Hidrata y rejuvenece la piel.

El aceite de rosa mosqueta da protección contra los rayos ultravioletas, los cuales causan envejecimiento celular. Gracias a sus compuestos antioxidantes y a su rico contenido en vitaminas, este aceite es eficaz para rejuvenecer la piel y combatir arrugas.

Funciona como tratamiento contra los eccemas y el acné.

En comparación con los compuestos sintéticos, el aceite de escaramujo funciona como un excelente remedio natural para eliminar la grasa de la cara y combatir el acné, a la vez que también es ideal para tratar los eccemas.

Hidrata el cabello.

El aceite de rosa mosqueta es muy utilizado en la elaboración de champús y productos capilares, ya que su alto contenido vitamínico favorece la salud del cuero cabelludo y permite que el cabello crezca fuerte y sedoso.

Exfolia y aclara la piel.

Las vitaminas A y C que contiene el aceite de escaramujo aportan luminosidad a la piel, a la vez que permiten exfoliarla.

Aceite puro de escaramujo o rosa mosqueta

Estimula la producción de colágeno.

El colágeno es una importante proteína para mantener la elasticidad de la piel. Sin embargo, la producción natural de colágeno por parte de nuestro cuerpo va disminuyendo con el paso de los años. El aceite de rosa mosqueta ayuda a contrarrestar este efecto.

Reduce la inflamación.

Gracias a que contiene compuestos especiales, como polifenoles y antocianinas, el aceite de escaramujo es un excelente antiinflamatorio natural, siendo especialmente útil para calmar la irritación ocasionada por afecciones como: dermatitis, rosácea, soriasis y eccemas.

Elimina manchas en la piel.

Las manchas en la piel surgen como resultado de un exceso de melanina, compuesto encargado de pigmentar la piel. El aumento de melanina puede producirse debido a un aumento en la exposición al sol, a cambios hormonales o a ciertos medicamentos. Sin embargo, este aceite puede contrarrestar dichos efectos, reduciendo la cantidad de melanina.

Cómo adquirir o hacer aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite puedes conseguirlo fácilmente en cualquier tienda naturista o lo puedes comprar en la tienda online de Amazon, dónde tienen las mejores ofertas del mercado. Sin embargo, también puedes prepararlo tú mismo en casa. A continuación en Escaramujo.online, te indicaremos los pasos a seguir para que puedas elaborar tu propio aceite de escaramujo.

Ingredientes:

  • 1 Taza de escaramujos
  • Mortero.
  • Aceite de almendras (o algún otro aceite orgánico y virgen).
  • Cazuela para el horno.
  • Colador.
  • Vitamina E.
  • Frasco oscuro.

Preparación:

  1. Primero debes conseguir los escaramujos. Estos los puedes comprar en alguna tienda o recogerlos tú mismo (en cuyo caso se recomienda hacerlo en un día seco, para evitar que tenga humedad o agua).
  2. Cuando tengas los escaramujos, el siguiente paso será limpiarlos. Puedes hacerlo con agua estéril.
  3. El siguiente paso será agregar aproximadamente 1 taza de escaramujo en un mortero, para luego triturar estos frutos para que puedan liberar todas sus propiedades medicinales. Es necesario triturarlos completamente, con todo y semillas, ya que así el aceite quedará concentrado de propiedades beneficiosas.
  4. Una vez que hayas triturado correctamente los escaramujos, ponlos en una cazuela que puedas meter en el horno.
  5. Escoge el aceite que prefieras para agregárselo a la mezcla de escaramujos triturados. Este aceite absorberá las propiedades del escaramujo. Se recomienda utilizar un aceite que no haya sido procesado industrialmente. Puedes usar aceite de almendras o aceite de oliva virgen, por ejemplo.
  6. Cuando hayas escogido el aceite, deberás agregarlo a la cazuela que contiene los escaramujos. Por cada taza de escaramujo que utilices tendrás que agregar 2 tazas del aceite. Mezcla bien.
  7. Posteriormente, pon la cazuela dentro del horno durante 8 horas a una temperatura baja, que no supere los 38 °C. Transcurrido ese tiempo, saca la cazuela del horno y déjala enfriar en un lugar seco y oscuro.
  8. Cuando se haya enfriado, procede a colar la mezcla para eliminar cualquier residuo sólido presente en el aceite.
  9. Agrega algunas gotas de Vitamina E. Esto aumentará el tiempo de vida útil del aceite.
  10. Finalmente, vierte el aceite en un frasco oscuro y pongo en el lugar fresco dónde no le llegue luz. Esto evitará su descomposición, ya que el aceite de rosa mosqueta puede volverse rancio rápidamente. Otra opción es refrigerarlo.

Cómo obtener mejores propiedades

Esta es una opción casera para elaborar aceite de escaramujo o rosa mosqueta. Sin embargo, si se quieren obtener mejores resultados, es recomendable utilizar un aceite de escaramujo comercial. Estos son elaborados mediante presión en frío, lo que aumenta la pureza del aceite.

Modo de aplicación del aceite de escaramujo o rosa mosqueta

Este aceite es de fácil absorción, siendo también seguro para cualquier tipo de piel. Sin embargo, antes de su aplicación es recomendable observar si se produce alguna reacción alérgica. Para esto, sigue los siguientes pasos:

  1. Agrega 2-3 gotas de aceite de escaramujo en la parte superior de la mano, en el antebrazo o en la muñeca.
  2. Utilizando una venda, cubre el área tratada.
  3. Deja actuar durante 24 horas. Transcurrido ese tiempo, quita la venda y observa si hay algún signo de irritación o alguna otra reacción alérgica. Si observas inflamación o tienes picor en el área, no es recomendable que utilices el aceite de escaramujo.

Habiendo comprobado que no se produce ningún tipo de acción desfavorable, puedes utilizar el aceite de rosa mosqueta 1-2 veces al día sobre el área de la piel que deseas tratar. Puedes aplicarlo directamente o mezclarlo con alguna crema humectante de tu preferencia. Te sorprenderás de los resultados.

En caso de utilizarlo en seco, no deben excederse las 3 gotas, ya que de otra manera podrían obstruirse los poros de la piel.

El aceite de escaramujo contiene un pH neutro que le permite ser absorbido rápidamente por la piel y sin dejar ningún tipo de grasa. Además que también puedes aplicarlo en el cabello o en las pestañas, para proveerles brillo y resistencia.

Referencias

¿Cómo se siembra o planta el escaramujo?

Cómo Sembrar Esacaramujo

El escaramujo es un fruto mundialmente conocido por sus propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Proveniente de la rosa, este fruto se caracteriza por tener un alto contenido de vitaminas y minerales que permitirán que tu cuerpo se mantenga saludable.

Este fruto es sencillo de obtener, puedes decir comprarlo en alguna tienda o plantar tu propia planta para disfrutar de sus beneficios siempre que lo desees. Si quieres aprender a sembrar tus propios frutos, a continuación te detallamos cada uno de los pasos que tienes que seguir.

Materiales a utilizar

Antes de detallar cada paso, es importante que conozcas cada uno de los materiales que necesitas para sembrar el escaramujo. Estos materiales los puedes conseguir en tu casa o en alguna tienda de jardinería, y son:

  • Escaramujos.
  • Tijeras.
  • Cuchillo.
  • Colador.
  • Agua oxigenada (opcional).
  • Agua convencional.
  • Bandejas para plántulas.
  • Suelo de río o recipiente con toallitas de cocina.
  • Macetas grandes.

Paso 1. Obtención y cosecha de los escaramujos

Sea que hayas comprado una planta de escaramujo o que ya tengas una cosecha, para obtener las semillas de este fruto lo primero que tienes que hacer es dejar que las flores maduren y se desarrollen. Estas flores se desarrollan de manera natural y son polinizadas por toda clase de insectos, por lo que no tienes que hacer ningún tipo de trabajo de polinización manual.

El fruto del escaramujo se desarrolla a partir de las flores maduras. Es por ello que cuando las flores hayan completado su ciclo de vida podrás obtener fácilmente los escaramujos, los cuales tienen dentro las semillas que utilizarás para sembrar más plantas.

Con la ayuda de unas tijeras, podrás cosechar fácilmente el fruto sin dañar la planta. Al principio los escaramujos serán pequeños y de color verde, pero con el paso del tiempo notarás que van creciendo en tamaño y comienzan a adquirir un color rojo, anaranjado, marrón o morado. Esto es un indicativo de que están madurando, un proceso que normalmente ocurre en el otoño.

Deberás cosechar los escaramujos cuando estos ya estén lo suficientemente maduros, ya que de esta manera aumenta el porcentaje de germinación de las semillas y te será mucho más sencillo obtener una planta a partir de ellas.

Es muy importante que no dejes madurar mucho los escaramujos, ya que esto puede ocasionar que mueran las semillas del interior, por lo que si las siembras no germinarán. Los escaramujos muy maduros se caracterizan por tener una apariencia arrugada y seca, así que examina bien los frutos al momento de cosecharlos.

Paso 2. Obtención de las semillas

Con la ayuda de un cuchillo, procede a cortar los escaramujos por la mitad. Cuando los cortes, tendrás acceso directo a las semillas.

El siguiente paso es sacar las semillas, para lo cual puedes ayudarte con la punta del mismo cuchillo que utilizaste para cortar el fruto.

Semillas escaramujo

La cantidad de semillas que obtengas va a variar mucho. Ésta depende tanto del grado de madurez del fruto como del tipo de rosa de la que obtuviste el escaramujo. Siempre es recomendable que utilices varios escaramujos para obtener las semillas, ya que así aumentarán las probabilidades de germinación.

Paso 3. Limpieza y comprobación de las semillas

Una vez que hayas obtenido las semillas, el siguiente paso será limpiarlas y quitarles la pulpa, ya que esta puede ser un impedimento de la germinación.

Una manera rápida y sencilla de quitar la pulpa de las semillas es utilizando un colador. Solo tienes que poner las semillas en el colador y dejar correr agua por él a la vez que frotas las semillas.

Elección de semillas de Escaramujo

Posteriormente, es recomendable que pongas las semillas en agua durante aproximadamente 10 horas. Esto te permitirá comprobar la viabilidad de las semillas. Aquellas semillas que se queden flotando en el agua están dañadas y deberás descartarlas, ya que probablemente no germinarán.

Paso 4 (opcional). Remojo de las semillas en agua oxigenada

Está comprobado que el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) evita la aparición de hongos o de moho durante el proceso de germinación de la semilla. Es por ello que muchas personas deciden dejar las semillas en remojo con esta solución como paso previo a la germinación.

Si decides aplicar este paso, lo único que tienes que hacer es mezclar 10 ml de peróxido de hidrógeno en 250 ml de agua. Una vez obtenida la solución, deberás dejar remojar las semillas durante 1-2 horas.

semillas escaramujos en remojo
semillas escaramujos en remojo

En este punto también es recomendable utilizar un poco de polvo antihongos. La planta de la rosa es muy afectada por un hongo llamado “hongo de la mancha”, el cual se caracteriza por producir manchas en la flor y una coloración amarilla. Sin embargo, realizar este paso es una buena manera de prevenir la aparición de dicho hongo.

Paso 5. Germinación de las semillas

Antes de estar plantadas en un macetero, es necesario que se desarrolle previamente una plántula resistente. Las semillas necesitan estar en un lugar húmedo para poder germinar y desarrollar raíces fuertes, es por ello que el siguiente paso será colocar las semillas en la humedad y en el frío, que se asemeje a las condiciones de invierno.

Coloca las semillas en una bandeja de plástico o en una bandeja para plántulas que contenga suelo de río húmedo o en su defecto toallitas de cocina previamente humedecidas.

Posteriormente, coloca en la nevera la bandeja que contiene las semillas y déjala allí durante aproximadamente 4 semanas, agregando constantemente gotas de agua para mantener las óptimas condiciones de humedad. Este proceso recibe el nombre de “estratificación”, y permite que las semillas reciban el frío que necesitan para poder dar lugar a raíces resistentes.

Es recomendable que no coloques las semillas cerca de otras verduras dentro del refrigerador. Los vegetales y verduras pueden liberar algunos químicos con el paso del tiempo, los cuales impiden el correcto desarrollo de las semillas de escaramujo.

Transcurridas las 4 semanas, deberás sacar las semillas del refrigerador. Estas semillas no germinarán estando dentro de la nevera, sino que únicamente recibirán el frío que necesitan para poder comenzar a desarrollarse. Es recomendable que esto se haga a principios de primavera, ya que es la época en la que las semillas comenzarían a germinar en la naturaleza.

Dependiendo de la calidad de las semillas y de la variedad de rosa de la cual se obtuvieron, las semillas pueden demorar entre 2 y 16 semanas en germinar. También debes tener en cuenta que aproximadamente el 80% de las semillas no se desarrollará, por lo que es necesario que utilices la mayor cantidad de semillas posibles.

Paso 6. Siembra de las semillas

Una vez que las semillas hayan germinado, el siguiente paso será plantarlas.  En recipientes pequeños para plántulas o en vasos agujereados por debajo, deberás agregar un poco de suelo estéril y fértil.  El suelo debe ser poroso, por lo que se recomienda adquirirlo en alguna tienda de jardinería.

Al momento de poner las semillas en el recipiente, asegúrate de que la raíz quede apuntando hacia abajo. Por las semillas a una distancia de separación de mínimo 5 cm. Luego, cúbrelas con aproximadamente 6 mm de tierra y riégalas. Comenzarás a ver cómo emergen las plántulas en el transcurso de 1-2 semanas. Las semillas que no han pasado por un proceso de estratificación pueden demorar hasta 3 años en producir la plántula.

Asegúrate de que las plántulas siempre cuenten con las mejores condiciones de temperatura y humedad, y que reciban el sol apropiado. Las plántulas necesitan aproximadamente 6 horas diarias de sol y una temperatura entre 16 y 21 °C.

Paso 7. Trasplantado de la plántula

Cuando observes que la plántula ha desarrollado varias hojas de color verde, entonces deberás trasplantarlas a una maceta grande. Es importante que sea en este punto, ya que si las trasplantas antes puedes dañar a la plántula y ocasionar que se muera.

Es recomendable tener las plantas de escaramujo en una maceta durante 2-3 años, siempre regándola regularmente e incluso añadiendo fertilizante en algunas ocasiones. Transcurrido este tiempo, podrás trasplantarlas al exterior. De esta manera crecerán plantas saludables y podrás tener tus propios frutos para preparar deliciosas recetas.

Referencias

¿Qué diferencias hay entre la rosa mosqueta y el escaramujo?

Rosa Mosqueta y Escaramujo

Un tema que se presta a mucha confusión entre los amantes de las rosas es conocer la diferencia entre la rosa mosqueta y el escaramujo. Muchas personas confunde ambos términos debido a la estrecha relación que existe entre una y la otra.

En Escaramujo.online te hablaremos sobre las principales diferencias que existen entre la rosa mosqueta y el escaramujo, de tal manera que puedas aprender a distinguirlos para disfrutar de los beneficios que te ofrecen.

¿Qué es la rosa mosqueta?

La rosa mosqueta es un nombre genérico que se le da a varias rosas silvestres, las cuales son pertenecientes a la familia de las Rosáceas. Es por ello que este nombre es motivo de confusión, ya que muchas personas creen que “rosa mosqueta” hace referencia a una única especie de rosa, cuando en realidad puede abarcar a más de una variedad.

Las especies de rosa de mosqueta más utilizadas en la industria (ya sea para elaborar aceites, jabones o perfumes, por ejemplo) son: la rosa rubiginosa, la rosa canina (la cual es la más famosa) y la rosa moschata. Todas ellas pueden ser llamadas como “rosa mosqueta”, pero en realidad son especies diferentes fácilmente distinguibles por sus características y diferencias físicas.

La principal diferencia entre estas tres rosas moquetas puede verse en la flor, así como en el tamaño y forma del arbusto. Algunas personas también las distinguen por el tamaño del fruto y por la zona geográfica donde se encuentre, pero estos factores no son muy precisos que se diga.

Las principales características de estas tres flores son las siguientes:

Rosa rubiginosa o eglanteria

Rosa Rubiginosa

Mayormente cuando las personas hablan de “rosa mosqueta” se refieren a esta variedad. Es originaria de Argentina y de Chile. Se caracteriza por poseer flores de 5 pétalos, las cuales poseen un color rosa intenso y un tono blanco en el centro.

Rosa moschata

Rosa Mostacha

Se caracteriza por el increíble aroma que desprenden sus flores, las cuales son de color blanco y poseen 5 pétalos. No se sabe con exactitud de donde se originó esta variedad.

Rosa canina

Rosa canina

Se trata de la variedad de rosa mosqueta que posee un mayor rango de distribución geográfica, pudiéndose encontrar en África, Europa, Chile y Asia. Se caracteriza principalmente por la forma de sus espinas (las cuales se asemejan a los colmillos de un perro, de ahí el nombre que recibe) y por sus flores de color rosa suave.

De estas variedades, la rosa canina y la rosa rubiginosa o eglanteria son las más utilizadas. Es por ello que a la hora de diferenciar entre rosa mosqueta y escaramujo es importante considerar estas dos especies, ya que una es la principal fuente de donde se obtienen los escaramujos, mientras que la otra es la que recibe mayormente el nombre de “rosa mosqueta”.

¿Qué es el escaramujo?

El escaramujo es el fruto de la rosa, el cual se obtiene cuando las flores han madurado lo suficiente, se han marchitado y han caído sus pétalos. Dependiendo de la flor a partir de la cual se origine, el escaramujo puede variar en forma tamaño o color, pudiendo ser rojo, anaranjado, marrón e incluso morado.

El escaramujo es conocido por diversos nombres, entre los que destacan “tapaculos”, “garbada” y “zarzaperruna”. Se caracteriza principalmente por su alto contenido en vitaminas y sus beneficios como remedio astringente.

Tiene un sabor que va de lo dulce a lo ácido y una contextura carnosa. Gracias a sus increíbles beneficios nutricionales, el escaramujo es utilizado en la preparación de una amplia variedad de recetas que van desde vinos y bebidas fermentadas, hasta sopas, infusiones y mermelada.

Este fruto se obtiene principalmente de la rosa canina, por lo que cuando se habla de “diferencias entre el escaramujo y la rosa mosqueta” en realidad se habla de “diferencias entre la rosa canina y la rosa rubiginosa”.

Diferencias entre la rosa canina y la rosa rubiginosa

Estas dos especies de plantas son muy parecidas entre sí, pero no por eso son imposibles de diferenciarse. Para distinguir entre estas dos variedades de rosa es importante analizar tres factores importantes: la flor, el tallo y el fruto

Diferencias en las flores

La principal diferencia entre las flores de ambas variedades es el color. Mientras que la rosa canina posee flores con un color rosa claro y suave, la rosa rubiginosa se caracteriza por tener flores de un color rosa intenso con manchas blancuzcas en el centro.

Diferencias en el tallo de la planta

La rosa canina es mucho más espinosa que la rosa rubiginosa, lo cual es un factor que diferencia claramente a ambas variedades. Otro hecho notable es que las espinas de la rosa canina son curvas y tienen forma de colmillo, mientras que las espinas de la rosa rubiginosa son más rectas.

Diferencias en el fruto

Ambas plantas son capaces de producir frutos, y ambos frutos reciben el nombre de “escaramujo”. Sin embargo, existen diferencias claves entre los frutos provenientes de la rosa canina y los frutos de la rosa rubiginosa.

Ambos frutos proliferan a finales del otoño, son de color rojo intenso y tienen muchas semillas. Sin embargo, el fruto de la rosa rubiginosa suele ser más grande y redondeado, mientras que el fruto de la rosa canina es más alargado y tiene forma ovalada. 

Cabe destacar que las diferencias en el fruto no son muy precisas, ya que pueden variar incluso en frutos de la misma planta. Por eso es aconsejable analizar primero la flor y el tallo.

Beneficios y usos del escaramujo

Independientemente de la variedad de rosa de la cual proceda el escaramujo, la realidad es que este fruto es altamente beneficioso para nuestro organismo. Se ha comprobado que tanto los escaramujos de la rosa canina como los procedentes de la rosa rubiginosa son ricos en vitamos, proteínas, minerales y nutrientes.

Desde tiempos antiguos, el escaramujo ha sido valorado y utilizado como remedio para diferentes afecciones y enfermedades. Tanto es así que se cuenta que Plinio el Viejo describió cerca de 30 componentes y moléculas beneficiosas que se encuentran presentes en este fruto. Entre ellos se encuentran: vitamina C, A, E y B, ácidos orgánicos, azúcares, flavonoides, taninos, fósforo, azufre, hierro, magnesio, etc.

El escaramujo es usado como remedio para la diarrea, así como para cicatrizar heridas y aliviar los dolores producto de procesos inflamatorios. Esto hace que sea un fruto extremadamente valorado por la medicina naturalista.

Ahora qué has aprendido a diferenciar este fruto, no dejes de probarlo y disfrutar de todos los beneficios que le brinda a tu cuerpo.

Referencias