Rosquillas Krapfen o Berlinesas con mermelada de escaramujo

El escaramujo es un fruto delicioso y muy valorado por sus increíbles propiedades medicinales y su alto contenido en vitamina C, lo que lo vuelve un elemento ampliamente utilizado en la preparación de diversas recetas gastronómicas. Una de estas recetas son las rosquillas, también llamadas “Krapfen”, rellenas con una nutritiva mermelada de escaramujo.

Si quieres aprender a preparar esta deliciosa receta, no dejes de leer este artículo. Estas rosquillas te fascinarán tanto que no podrás parar de comerlas.

Rosquillas Krapfen rellenas de mermelada de escaramujo

¿Qué es una rosquilla Krapfen?

Se trata de unas rosquillas ovaladas elaboradas a base de trigo, las cuales se rellenan de mermelada, crema pastelera, dulce de leche, arequipe, chocolate, avellanas, crema, etc. Es un postre muy popular durante los días de invierno, en especial en carnaval.

Este postre recibe diferentes nombres, como son: berlinesas, bola de fraile, buñuelos de Berlín, bombas y krapfen (este último principalmente en la zona de Baviera). En España se le conoce como “berlinesas” y existe una amplia variedad de rosquillas de este tipo, las cuales se diferencian por el material utilizado para su relleno.

Las rosquillas Krapfen son muy populares en la zona central de Europa y en Alemania, donde reciben el nombre de “berliner pfannkuchen”. En estas zonas se consume como un postre típico principalmente en los días previos a la cuaresma y después de navidad.

Las berlinesas o rosquillas Krapfen pertenecen a los postres que requieren de un tiempo previo de leudado donde la masa crece. Esto permite que las rosquillas se llenen un poco de aire, lo que aporta una textura especial y agradable al paladar.

Este postre consiste en una masa de harina de trigo, levadura, manteca, azúcar, huevo, esencia de vainilla y un relleno especial (usualmente mermelada). Dicha masa no es horneada, sino que se trata de un postre frito que finalmente es espolvoreado con azúcar glasé.

Origen de la rosquilla Krapfen

La primera mención de esta receta se encuentra en un libro alemán de recetas de cocina llamado Kuchenmeisterei” (“Maestría en la cocina”, ver en amazon), el cual fue publicado en el año 1485. En el libro, la receta recibe el nombre de “Gefüllte Krapfen” y su autor es anónimo.

En un principio, las rosquillas de Krapfen consistían en dos masas de pan con levadura rellenas de mermelada y freídas en manteca de cerdo. Fue tan famosa esta receta, que con el tiempo comenzó a extenderse por todo el mundo.

La historia relata que estas famosas rosquillas adquirieron la forma de bollos gracias a la invención de un pastelero alemán que vivió durante el reinado de Federico el Grande. Durante el año de 1756, dicho pastelero quiso ingresar al ejército, pero el puesto se le negó debido a que no cumplía a cabalidad con los requerimientos. Sin embargo, el rey le concedió trabajar como panadero de campaña para el regimiento.

Se relata que el pastelero quedó tan agradecido con el monarca que quiso sorprenderlo con un postre especial, pero como el ejército no tenía acceso a hornos el pastelero elaboró unos bollos, los frío y los rellenó. De esta manera el postre comenzó a crecer en popularidad y se expandió por todo el continente.

La mejor receta de rosquilla Krapfen con mermelada escaramujo del 2021

Esta receta es ideal para ser disfrutada en cualquier época del año, especialmente durante carnaval o en la cuaresma, según la tradición europea. Por estar rellenas con una deliciosa mermelada de escaramujo, estas rosquillas Krapfen son saludables y sirven como una fuente de vitamina C.

Atrévete a probar esta receta que seguramente le encantará a todos los miembros de tu familia, tanto a niños como a adultos. A continuación te diremos los materiales que necesitas y te indicaremos a detalle cómo debes prepararla.

Ingredientes y materiales

Para elaborar la masa:

  • 300 mililitros de leche entera.
  • 80 gramos de azúcar.
  • 25 gramos de levadura fresca de panadería.
  • 80 gramos de mantequilla.
  • 2 huevos de tamaño mediano.
  • 2 cucharadas de vainilla líquida.
  • 600 gramos de harina para hacer pan (harina de trigo fuerte).
  • Una pizca de sal.
  • La ralladura de medio limón.

Para freír:

  • Aceite de oliva virgen o aceite de girasol.
  • Una sartén honda.

Para la mermelada de escaramujo:

  • Escaramujos dulces (los cuales se identifican por su color rojo intenso).
  • Agua.
  • Una olla.
  • Azúcar.

Para la decoración final:

  • Azúcar pulverizada (azúcar glasé).

Preparación

Preparación de la masa

  • Mezcla la levadura junto con la leche, dejando reposar por aproximadamente 1 minuto a 37 °C. Esto permitirá activar la levadura y potenciar su capacidad para leudar la masa.
  • Añade los huevos, la mantequilla, el azúcar, la mantequilla y la esencia de vainilla. Mezcla bien hasta que no queden grumos de azúcar.
  • El siguiente paso será añadir la harina junto con la sal y la ralladura de limón. Luego, tendrás que amasar hasta tener una masa compacta, firme y suave.
  • Coloca la masa en un cuenco o en alguna cazuela, cúbrela con una bolsa plástica o con un paño de algodón y déjala reposar durante 1-2 horas aproximadamente, hasta que haya crecido el doble.
  • Transcurrido ese tiempo, coloca la masa en el mesón y amasa otro poco para quitarle el aire.
  • Agrega un poco de harina en el mesón y comienza a formar los bollos. Para eso, divide la masa en pequeñas porciones de aproximadamente 40 gramos cada una, luego pon tu mano en forma de “C” y comienza a darle forma moviendo tu brazo en el sentido de las agujas del reloj. Esta técnica se conoce como “boleado”.
  • Finalmente, coloca los bollos resultantes en una bandeja y tápalos nuevamente con una bolsa de plástico o con un paño de algodón. Déjalos reposar por 30 minutos o una hora, hasta que vuelvan a doblar su tamaño. Mientras transcurre este tiempo, puedes preparar la mermelada de escaramujo.

Preparación de la mermelada de escaramujo

  • Toma los escaramujos y, con la ayuda de un cuchillo, córtalos por la mitad para quitarles las semillas y los pelos que puedan tener.
  • Limpia los escaramujos y cocínalos durante aproximadamente media hora, agregando agua en proporción 1:1 (es decir, por cada taza de escaramujo deberás agregar 1 taza de agua).
  • Posteriormente, pon los escaramujos en una olla aparte, agrega la mitad de su peso en azúcar y cocínalos a fuego bajo junto con un poco de agua.
  • Espera hasta que los frutos se cocinen lo suficiente hasta formar la textura característica de la mermelada.
Mermeladas de Escaramujo

Proceso para freír los bollos

  • Agrega abundante aceite en un sartén hondo y déjalo calentar a fuego alto durante aproximadamente 5 minutos.
  • Agrega los bollos y fríelos, volteándolos cada cierto tiempo, asegurándote que ambos lados del bollo se doren correctamente.
  • Escurre el exceso de aceite y deja enfriar cada rosquilla durante aproximadamente 20 minutos.

Proceso para rellenar y decorar los bollos

  • Utilizando una jeringa, toma suficiente mermelada de escaramujo e inyéctala en cada una de las rosquillas. Asegúrate de distribuirla correctamente.
  • Finalmente, espolvorea un poco de azúcar pulverizada en la parte superior de cada rosquilla Krapfen.
  • La mermelada de escaramujo es el ingrediente principal en esta receta, ya que ella le aportará un sabor entre dulce y ácido que seguramente te fascinará, sin mencionar que tiene diversos beneficios para la salud de tu cuerpo.

Si sigues a cabalidad esta receta, puedes preparar aproximadamente 26 rosquillas Krapfen. Estas rosquillas las puedes acompañar con un poco de té, café, soda o tu bebida favorita, y son ideales para merendar durante los días de invierno. ¡Disfrútalas!

Referencias